El marketing debe ser anticipado, estratégico y sobretodo, flexible

Son muchas las cosas, pasos, y estrategias que den seguirse antes de desarrollar una idea, en el caso de estructuras se requiere de la elaboración de un diseño seguro y que resulte funcional, incluso hasta para realizar una película se requiere de una guía u orientación, que en este caso es el guión. Si se trata de las grandes corporaciones, también estas antes de ser lo que en la actualidad son, debieron transitar por pasos previos que fueron muy bien pensados con el fin de lograrlo, pero ante todo, continuar desarrollar el plan de Marketing.

De este modo, es sencillo afirmar que nada debe ser de imprevisto, que todo requiere planificación, todo proyecto necesita de una previa elaboración y organización para que todas las tareas que se deben realizar se puedan convertir en realidad. Para ello no tiene importancia a lo que se encuentre destinada la empresa, ya que hasta un pequeño local donde se venden artesanías o quizás bisutería obtendrá diversas ventajas al momento de comercializar sus productos si este se ha dedicado a conoce detalladamente el mercado donde se maneja, su competencia, se enfoca en organizar su presupuesto conjuntamente con otros detalles que posiblemente creemos que solo son competencia de las grandes empresas que pertenecen al mundo de los negocios.

Y es que cuando se ha desarrollado un buen plan de marketing, este no tiene ninguna discriminación cuando se trata de lo que se ha facturado a fin de mes, estos planes se encuentran allí para ser emplearlos con inteligencia y con ello alcanzar los objetivos que se necesitan para que la empresa continúe surgiendo.

En este mundo del marketing nos encontramos un ejemplo que sin dudas resulta bastante acorde, se trata de Rosa Oriol, quien en la actualidad se conoce como una de las empresarias españolas que ha alcanzado gran reconocimiento a nivel internacional y todo debido al imperio Tous que ha erigido acompañada de su esposo, tras lo cual ha conseguido su expansión por todo el mundo.

Para el año 1965 se inicio en el mundo del diseño de piezas únicas enfocadas hacia sus clientes, y el éxito tras ello fue abrumador, por lo que se vio obligada a montar una pequeña estructura to a ella con el fin de dar una respuesta efectiva a la demanda que se le había generado y que era creciente. Oriol, siendo una mujer de carácter emprendedor, decidió plantearse una nueva estrategia de empresa que llegada la década de los 80, le condujo a desarrollar un proceso continuo de expansión, y en este punto, nacional e internacional.

El deseo de ir más allá de su tienda, hicieron que ese primer taller de Rosa Oriol haya acogido a una gran plantilla conjuntamente con un departamento creativo, en donde no solo se producen alrededor de veinte colecciones de joyas cada año, sino que son desarrollados diseños para el mundo textil, complementos, relojes y otros muchos productos.

La flexibilidad y la constancia son los que le han permitido a lo largo de los años crear toda una estructura empresarial obteniendo el reconocimiento mundial y premios como el Esma 2001, que es otorgado por la Escuela Universitaria de Marketing en Barcelona; el Premio Emprendedor 2000 a la Internacionalización, de Ernst & Young, La Caixa, Cinco Días e IESE; o el 1º premio Gold trends 2000, del World Gold Design.

About the author