El turismo y sus espacios naturales

No es un secreto para nadie, que dependiendo del lugar en donde se ubique determinada zona dedicada al turismo, determinará el a ance y la evolución del mismo. Por lo cual, la actividad económica que se desarrolle en el mismo dependerá directamente de ello, como lo es el caso de la ciudad de Amsterdam y su famosa venta de semillas feminizadas de marihuana y otros productos derivados. Pero además, también se encuentra sujeta al aspecto social y cultural de este entorno, como lo ha evidenciado durante casi un siglo la empresa joyería a cargo de marcas grandes. Siendo esta una de las razones de peso por la que su posicionamiento en el mercado ha sido tan marcado.

En el caso del turismo, este se encuentra ligado a su entorno mucho más que cualquier otro sector productivo, y ello se debe a que atiende a todas las tendencias que sugiere su entorno físico y social, sobre todo si éstos le resultan favorables. En cierta medida ello se debe a que ello es un fenómeno espacial donde tiene lugar el intercambio de ideas enfocadas en los atractivos, en los servicios, productos y atracciones que se pueden ofrecer y además en la manera en la que se promociona y comercializa.

En referencia al espacio turístico, este es un espacio objetivo y concreto, pero que además cuenta con un valor turístico que puede llegar a variar ya que sus características suelen ser bastantes peculiares debido a su función social. Del mismo modo, dicho espacio cuenta con un gran número de elementos primarios que tienden a ser básicos, pero también recursos y atractivos turísticos, sin dejar a un lado los elementos secundarios conjuntamente con la infraestructura turística. Tales espacios turísticos, no son más que un espacio geográfico en donde se puede concentrar la oferta, y enfocarla hacia donde tiende a movilizarse la demanda, con lo cual esta se puede consumir en el mismo sitio en donde se ha generado.

En cuanto a los espacios turísticos

Generalmente se suelen identificar cuatro tipos de espacios que son empleados para el desarrollo del turismo: litorales, rurales, urbanos o metropolitanos y naturales.

Espacios naturales para el turismo

Estos espacios se encuentran asociados al patrimonio natural el cual generalmente cuenta formaciones geológicas, físicas, geomorfológicas, biológicas, pero además de paisajes excepcionales, y no sólo desde el punto de vista estético, sino científico, lo cual hace posible que se incluya en sus beneficios las manifestaciones culturales de su pasado y de su presente.

Los espacios naturales que son empleados para el turismo, tienden a contar con superficies acuáticas o terrestres como una unidad ecológica, independientemente de que cuenten con algún tipo de protección legal o no. En líneas generales si cuentan con determinada protección legal, entonces se hace referencia a un espacio natural que se encuentra protegido y cuya condición tiene como objetivo primordial la conservación del patrimonio natural, lo que involucra la conservación de las comunidades, de los procesos biológicos, los ecosistemas y de las especies, pero también podría ser, sólo por su mero valor de existencia, o bien, por los servicios que este puede brindar, cuyo disfrute no incluye la apropiación y extracción de sus recursos.

About the author