Neurogastronomia: la comida como un todo

Gracias a una gran cantidad de estudios, se ha demostrado que nuestro cerebro de verdad lo controla todo y han nacido las ramas del neuro, donde se utilizan ciertas herramientas para crear conexiones con el cerebro, lo que hará que las experiencias se disfruten aún más.

La neurogastronomía al igual que la bioneuroemocion salud, es hermana del neuromarketing y la terapia neuroemocional, entre muchas otras. La última de estas, supone un gran cambio en la vida de quien decide asumir el reto de incluirla en su vida. Si deseas cambiar para siempre tu vida en positivo, no dudes en buscar un terapeuta que trabaje contigo esto.

La neurogastronomía, fue investigada por tres científicos británicos, que decidieron hacer un estudio bastante profundo en todos los sentidos que abarcan las gastronomía como tal. De esta forma nació la conocida gastrofisica.

El sabor de la comida comienza a sentirse mucho antes de probarla, todo es un sistema conectado, lo que le da vida a la neurogastronomía. Francisco Javier Cudeiro, creo un libro que llamó “Paladear con el cerebro” que se basa en la también llamada neurococina, este libro va un paso más allá e investiga cómo la gastronomía puede estimular todos los sentidos del ser humano. Todo tiene un porque, desde su olor, su textura, imagen y su aroma.

De igual manera, el diario inglés The Guardian busco que Tamal Ray, un famoso escritor culinario diera el visto bueno a esta área y escribiera uno de los mejores artículos que se han hecho sobre esto. Este famoso escritor buscó la ayuda de un chef y anestesista junto a un experto en psicología experimental.

La apariencia de la comida, debe cambiar conforme a la experiencia que se le quiera brindar al cliente. La imagen siempre va a influir en todos los sentidos. Puedes saber a qué huele algo solamente con ver una imagen, eso es neurogastronomia.

Los romanos, en su momento ya hablaban de que comer y beber, podrían llegar a estimular los sentidos que se encontraban más ocultos, por lo tanto, podrían sobre estimularse. Al beber puedes llegar a estimular tu sentido del gusto, pero los demás comienzan a agudizarse. Todos los aspectos se fusionan al momento de crear un plato.

La clave realmente se encuentra en la sinestesia. El cerebro hace una mezcla de todos los sentidos y de esta forma desarrolla la capacidad de vincular los colores, las formas y los aromas para crear una bomba neuronal que genere un estímulo que se queda ahí codificado para siempre.

La frutilla es una de las frutas más conocidas en todo el mundo, ya sea con su nombre latino Fresa, Strawberry en inglés o frutilla en países europeos, la verdad es, que es conocida como una fruta afrodisíaca, pero esto es solo debido a su aspecto y olor.

Hablamos de una fruta que brilla, es roja y tiene forma de corazón ¿Hay algo que se vea más pasional? Pues no lo creo, sin probarla, ya te genera un estímulo amoroso. Al probarla y sentir su dulce sabor se termina de activar las papilas gustativas, creando una experiencia emocional y deliciosa. Con la primera mordida se estimula la pasión, esto señores es neurogastronomia.

About the author